Capitán Acosta Arévalo: Victima de torturas de la DGCIM que le causaron la muerte

Luego de ser víctima de una desaparición forzosa y torturas por parte de funcionarios de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM), el Capitán Rafael Acosta Arévalo, un militar venezolano nacido en el estado Aragua en 1969 falleció el 28 de junio de 2019.

Su esposa Walewska Pérez lo describió como un excelente padre de dos hijos (uno de 12 años y otro de 4 años), como un buen esposo, amigo, gran ser humano y un hombre muy constitucional y apegado a la constitución. Pérez, declaró que la última vez que hablaron, el capitán Acosta Arévalo le pregunto cómo estaba ella y sus hijos.

Desaparición forzosa del Capitán

El pasado 22 de junio Walewska Pérez, esposa del capitán Acosta Arévalo, denunció la desaparición de su esposo, aseguró haber perdido la comunicación con él desde las 2 de la tarde del 21 de junio y responsabilizó al régimen por su integridad física, esto mediante un vídeo publicado en la cuenta de twitter de la diputada Tamara Suju:

“hago este vídeo para denunciar la desaparición física de mi esposo, el cual fue el día de ayer a una reunión personal en Guarenas. No tuve más contacto con él desde las dos de la tarde y responsabilizó al régimen por su desaparición y su integridad física” 

Tamara Suju, también informó de la llegada de un mensaje que especifica que el 21 de julio una comisión del SEBIN y la DGCIM fueron los responsables de la desaparición forzosa del General de brigada Miguel Sisco Mora, el Capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, el Comisario general Miguel Ibarreto y el Comisario José Valladares. Especificó que, hasta ese momento se desconocían sus paraderos, condiciones físicas y de salud.

El Capitán fue involucrado en un presunto golpe de Estado

El pasado 26 de junio en una rueda de prensa, transmitida en cadena nacional el Ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, afirmó que la oposición tenía planificado un supuesto golpe de Estado que sería ejecutado entre el 23 y 24 de junio, que tenía por finalidad asesinar a Nicolás Maduro, Cilia Flores, Maikel Moreno, Diosdado Cabello y otros funcionarios del régimen.

En el desarrollo de esta rueda de prensa Rodríguez presentó un “ampograma del golpe militar, de los disturbios militares, de las acciones terroristas” el cual mostraba los nombres y las fotografías de las personas que estaban involucradas en este supuesto golpe de Estado.

Jorge Rodríguez acusó al capitán Rafael Acosta Arévalo de ser un “individuo muy peligroso” de acuerdo a sus declaraciones y pruebas presentadas, el capitán era el encargado de reunir explosivos para volar dos antenas de telecomunicaciones, una ubicada en tazón y la otra en el Fuerte Tiuna. Por otro lado, explicó que tenía “una misión fundamental” que se trataba de entrar a las bóvedas del Banco Central de Venezuela robar los blindados, tomar el Palacio de Miraflores y asesinar a Nicolás Maduro.

En una segunda rueda de prensa el 27 de junio Rodríguez expresó que tenía más de 59 horas de pruebas y videoconferencias “de los terroristas” afirmó además que las consecuencias “de las acciones criminales” fue la cárcel.

Presentación y Muerte del Capitán

El 29 de junio, desde la cuenta en twitter @PrensaFANB difundieron un comunicado oficial del Ministerio del Poder Popular para la Defensa, en el cual informaron que el día viernes 28 de junio “como parte del debido proceso” el capitán Arévalo fue presentado en la sede del Fuerte Tiuna, pero antes de iniciar la audiencia se desmayó, por lo que el juez de circuito ordenó su traslado al hospital militar donde falleció.

Idiana Chirinos, Directora de contenidos de NTN24 entrevistó el 29 de junio a Walewska Pérez quien declaró haberse enterado de las condiciones de su esposo al momento de la audiencia y de su muerte por aviso del abogado:

“Estaba en silla de ruedas y lo único que pudo hablar fue para pedir auxilio, no podía valerse por sí mismo. La familia no lo pudo ver y falleció a la 1 de la mañana. Recibió muchos golpes en la cabeza, por su estado no podía hablar y no podía levantar sus brazos”

En esta misma entrevista, Pérez expresó que el capitán Arévalo era un excelente militar, honrado y honesto, que no conspiraba a pesar de no estar de acuerdo con la situación del país. Por otro lado, aseguró “jamás me imagine que iban a llegar a esto”  

Tuits sobre la muerte del Capitán

Tortura

El 3 de julio, el periodista Eligio Rojas difundió un documento sobre la autopsia practicada al cuerpo del capitán Rafael Acosta Arévalo, donde se especificó que la causa de su muerte fue por “edema cerebral severo debido a insuficiencia respiratoria aguda y a rabdomiolisis por politraumatismo generalizado”

Además, presentaba 38 lesiones, 30 en el frontal y 8 en el dorso, según acta de División de Investigaciones de Homicidio del Cicpc.

La periodista Carla Angola entrevistó a la abogada y defensora de los derechos humanos, Tamara Sujú la cual declaró que tenía información que a los otros oficiales detenidos y al capitán los sacaron del DGCIM y los llevaron a un lugar cerca de La Mariposa donde fueron colgados en árboles, vendados, golpeados en la cabeza, en el cuerpo, en la espalda y le dispararon cerca de los oídos.

Entierro

El abogado, Alonso Medina Roa, declaró para los medios de comunicación que, en horas de la mañana del 10 de julio, luego de 12 días de la muerte del capitán, sus familiares recibieron una llamada del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (senamecf) para que acudieran a reconocer el cadáver.

Una vez llegaron a las instalaciones y realizaron los papeleos administrativos les informaron que por decisión del Tribunal 36 de Control a cargo de la juez Norelis León, se había acordado una “inhumación controlada”, es decir, el entierro sería con medidas de seguridad y en un lugar que el Estado decidió (cementerio del este) a pesar que los familiares querían enterrarlo en Maracay.

En un vídeo en su cuenta en twitter la esposa de Acosta Arévalo expresó:

“Denuncio el procedimiento ilegal que está haciendo la morgue de Bello Monte, donde va a hacer entrega controlada del cuerpo de mi esposo, así como lo hicieron con el cuerpo de Oscar Pérez, yo no he solicitado ningún servicio fúnebre de esa empresa”

Funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), cerraron el paso e incluso amenazaron con una pistola a trabajadores de la prensa para impedir que los mismos documentaran el traslado del cuerpo del capitán Arévalo.

Violación al Debido proceso

Desde la detención arbitraria al capitán Arévalo, el régimen no cumplió con las garantías constitucionales ni el debido proceso, además de violar sus derechos humanos.

Artículo 44 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela hace referencia a la libertad personal, un derecho inviolable, por tanto: “Ninguna persona puede ser arrestada o detenida sino en virtud de una orden judicial, a menos que sea sorprendida in fraganti”. En este caso el capitán Arévalo, fue capturado de forma arbitraria, sin orden judicial.

Por otro lado, especifica: “toda persona detenida tiene derecho a comunicarse de inmediato con sus familiares, abogado o abogada, o persona de su confianza”. La esposa de Acosta Arévalo expresó en una entrevista que su última comunicación con él, fue antes de su captura.

Artículo 45 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela especifica que ninguna autoridad pública civil o militar debe “practicar, permitir o tolerar la desaparición forzosa de personas” y en caso de recibir esta orden “tiene la obligación de no obedecerla y denunciarla a las autoridades competentes”. Pero, el capitán Arévalo fue víctima de desaparición forzosa por funcionarios de SEBIN y DGCIM.

Artículo 46 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela especifica: “Ninguna persona puede ser sometida a penas, torturas o tratos crueles e inhumanos o degradantes (…) toda persona privada de libertad será trata con el respeto debido a la dignidad inherente al ser humano”. Pero, la muerte del capitán Arévalo fue causada por tortura y tratos inhumanos.

Artículo 49 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela específica, que el debido proceso debe ser aplicado a todas las actuaciones judiciales y administrativas, por lo tanto: “toda persona tiene derecho a ser notificada de los cargos por los cuales se le investiga (…) Serán nulas las pruebas obtenidas mediante violación del debido proceso”. Pero, el capitán Arévalo no se le fue notificado los cargos y las presuntas pruebas fueron presentadas bajo la violación del debido proceso.

De acuerdo a lo establecido en la Declaración Universal de Derechos Humanos adoptada y proclamada por la Asamblea General en su resolución 217 A (III), de 10 de diciembre de 1948. En el caso del capitán Acosta Arévalo el régimen actual violo los siguientes artículos:

Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Artículo 3, Declaración Universal de Derechos Humanos

Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Artículo 5, Declaración Universal de Derechos Humanos

Nadie podrá ser arbitrariamente detenido, preso ni desterrado.

Artículo 9, Declaración Universal de Derechos Humanos

Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión

Artículo 18, Declaración Universal de Derechos Humanos

Pronunciamiento del régimen

El 29 de junio, Jorge Rodríguez en su cuenta de twitter difundió un comunicado en el cual especifica que la investigación realizada sobre un presunto golpe de Estado y el asesinato de Nicolás Maduro y funcionarios del régimen “se ha realizado con respeto absoluto al debido proceso y a los derechos humanos”. Además, estableció que Maduro solicitó al Fiscal General, Tarek William Saab una investigación sobre la muerte del capitán.

Por su parte Saab informó a través de twitter que se solicitó la detención preventiva del Teniente de la Guardiana Nacional Bolivariana, Ascanio Antonio Tarascio y el Sargento 2° de esta misma institución Estiben José Zarate, como presuntos responsables de la muerte del capitán Acosta Arevalo.

El 5 de julio en una sesión en la Asamblea Nacional Constituyente, el Comandante Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Ceofanb), Remigio Ceballos expresó que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana lamentó la pérdida del capitán Arévalo “pero se mantuvo conspirando durante más 10 años contra el Estado, planificando atentados terroristas” dijo. 

Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, el 26 de junio en su programa “Con el Mazo Dando” declaró que el capitán Arévalo se encontraba “en un buen resguardo”

En su programa del 3 de julio, especifico que los supuestos actos terroristas no los iban a amedrentar y manifestó que: “las prácticas de la 4ta república no tenían contemplación con nadie, vienen ahora con su hipocresía y su indignación selectiva”

Comunidad Internacional

Luis Almagro, Secretario General de la OEA, condenó la detención arbitraria y la muerte del capitán Arévalo.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos, informó en su cuenta de twitter @USTreasury que sancionaron a la Dirección de Contrainteligencia Militar de Venezuela tras la muerte del Capitán de la Armada de Venezuela, Rafael Acosta

El pasado 12 de julio la OEA, realizó una conferencia sobre los crímenes de Lesa Humanidad en Venezuela, donde Tamara Sujú denunció las distintas formas y prácticas de torturas. Sobre el capitán Acosta Arévalo declaró:

“(…) lo golpearon con palos en la cabeza, costillas, tórax, abdomen, codos, rodillas y en los pies. No sabemos si fue en estos árboles o en los sótanos del DGCIM donde le aplicaron las descargas eléctricas y otras torturas”

 El 18 de julio el pleno del Parlamento Europeo solicitó a la Unión Europea (UE) a imponer más sanciones tras la tortura y muerte del capitán Acosta Arévalo, mientras se encontraba en custodia de las fuerzas de seguridad venezolanas.

El caso del capitán Rafael Acosta Arévalo, demuestra cómo una vez más las decisiones del régimen venezolano, sistemáticamente violan el debido proceso y los derechos humanos de quienes mantienen una postura e ideología contraria a sus gestiones. Es un crimen que al igual que el caso del Concejal Fernando Albán y el de Oscar Pérez, seguirán siendo denunciados y visibilizados nacional e internacionalmente.    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *